jueves, 6 de diciembre de 2012

1:15 para los Veintitrés.

En un año de vida se logran muchas cosas y se pierden otras más.
Como la virginidad cuando tenía 18 o el tamaño de mis senos al cumplir los 22. 
El sabor de muchas bocas y experiencias, el amor de varios hombres que me guardo en la entrepierna, el corazón y la cabeza. Miles de kilómetros recorridos, quizá 15 mil, el orgullo de mis padres y las lágrimas de mis ojos el día que me vió marchar mi país. El aroma de las 10:30 pm en una noche en Lleida, España y el placer de verme viva 365 días más. 
En unas horas mi vida perderá lo par que tienen 22 años. Y la suma del número cinco simbolizará todos los sentidos que quiero completamente dominar. El sabor de la nostalgia desaparece cuando se mezcla con los besos de un italiano/mexicano/español/francés/o argentino cualquiera y el sabor de un whisky barato. Pero detrás de las cortinas y los gemidos se sigue acercando como una avalancha, como un trago amargo y largo, del tamaño de una botella de vodka o tequila si se tiene el valor. aveces se recomienda cerrar los ojos y chupar limón con sal, para no sentir los estragos del efecto y creer que caes, cuando en realidad lo que haces es volar. Puedo ser amada, guardar mis mejores razones en esas botellas vacías de alcohol, puedo ser fuerte y aprender a tener sin que me duela dejar ir, pero lo más importante es que puedo ser paciente con esos sueños que van pasando mientras abro los ojos intentando hacerlos realidad.
No me queda otra cosa más que agradecerle a la vida dejarme ser su más fiel experimento, su dulce compañera que va caminando dando vueltas de un lado a otro con la excusa del destino. Este año he sido felicidad, he sido obscuridad, placer, miedo, esperanza, llanto, cariño, paz, odio, olvido, deseo, he sido todo lo que por mucho tiempo atrás no me había atrevido a ser.  Me podría atrever a faltarle el respeto al futuro y hablar de él como si lo conociera, diciendo que me espera un buen año lleno de éxito, donde como único pago debo de sufrir con la experiencia. Pero después de más de 20 años de hacer lo mismo el dolor parece ser un hombre difícil de tratar, pero siempre un buen amigo.
Solo me queda al terminar este escrito, cerrar el portátil y decirle a la vida que estoy lista para todo lo que venga por 23ava ocasión, repitiendo en mi garganta que el tiempo dura mucho para quien lo sabe aprovechar.


4 metieron mano:

Julia


Las personas que no conocen el dolor son como iglesias sin bendecir decía un poeta español, pero es mejor la alegría.

Como un hada madrina, te deseo Alegría.
¡¡¡FELICIDADES!!!

Gabrielli

La vida es tal mientras nosotros le demos cabida y un sentido. Si no es así, pues no pasa de un mantenerse respirando como alguien en coma mediante un respirador artificial. Una forma de que lo sea es haciendo, ya sea con la mente o el cuerpo. En tu caso pasa por las dos maneras, y no está mal eso.

Como dijo el gran Charly irónicamente (un sobreviviente si los hay) en el recital de Vélez del 2009 cuando le cantaron el feliz cumpleaños:

Un año menos!

Mon

Hello.

cirugias plasticas

Muy bueno tu post! muy buena reflexion sobre tus años! y sin duda tu los has aprovechado bien.. y todo lo que te falta!!
Saludos

ASTURILEANDO  © Blogger template por Emporium Digital 2008

Voltar para o TOPO