sábado, 6 de diciembre de 2014

10:38 pm

Un año más, escucho la misma canción en mi cuarto, se escucha en las paredes, en cada parte de mi corazón, la canción que a manera de ritual escucho cada noche, a unas horas de cumplir un año más de vida.

Los mismos ojos pero que han visto muchas nuevas imagenes, los mismos dedos que han tocado pieles distintas, el mismo cuerpo pero con mejores curvas, las mismas ganas, siempre las mismas ganas.
Siempre lo mismo, pero esta vez algo en mi ha cambiado, quizá el peso y la emoción de estar cumpliendo un cuarto de siglo, quizá que el tiempo cada vez me importa menos y las emociones me importan más.

A unas horas cumplo 25 años y tengo la certeza de que en 365 estaré sentada en algún lugar del mundo escuchando nuevamente la misma canción, con los ojos cerrados y los dedos guiándose por algo que va más allá de mi misma, a veces no hace falta escribir mucho, sino salir a ver la Luna, empezar a desnudarme para tomar un baño de agua tibia, abrazar a mis padres y decirle al hombre que amo, que lo amo donde quiera que esté, disfrutar a mis gatas y 3 perros y recordar a los queridos que también se han marchado. Este año he sido dolor, he sido llanto a las 3am fuera de mi casa por una discusión sin sentido, he sido risas y sonrisas mirando el atardecer desde una montaña, desde la tibia arena en la noche de playa, he sido creer que soy capaz de hacer lo no hecho, de amar lo no amado es decir, a mi misma. Este año he sido conocer a 500 personas, hacer el amor más veces de lo que creí en una vida, amar y ser amada, odiar y ser odiada, olvidar y ser olvidada, recordar y ser recordada, respetar y ser respetada, reconocer y ser reconocida, escuchar y ser escuchada, buscar la fuerza y encontrarla.

"You could be love, you could be so so love"
"You could be darkness, you coul be so so dark"

En una eternidad siempre se puede empezar de nuevo, hoy, mañana, ayer, todos los días. 
En una eternidad siempre se puede empezar de nuevo.

Gracias vida por darme vida, gracias amor por darme amor, gracias dolor por darme dolor, gracias fuerza por darme fuerza, gracias alegría por darme alegría, gracias. 

25 años, un cuarto de siglo, una medida de tiempo.
Mi vida, un nuevo camino que recorrer con la emoción y alegría que me caracteriza.
25 años. 

1 metieron mano:

Gabrielli

Dado que aún tenés 25 (de hecho llevás una semana) no me parece fuera de foco saludarte hoy, quedando otros (¿358?) días para hacerlo.

Hay un dibujante argentino llamado Liniers que habla de "cosas que te pasan si estás vivo". Pues eso es todo lo que comentás... y no está mal.

ASTURILEANDO  © Blogger template por Emporium Digital 2008

Voltar para o TOPO